martes, 2 de marzo de 2010

Sobre cosas que se ven en los cielos


Hace mucho tiempo que tenía ganas de dedicarle al tema una “Mirada”. La verdad es que no sé por qué no me he puesto antes manos a la obra, ya que la cuestión que hoy nos ocupa ha tenido siempre para mí el máximo interés, tanto en sus fabulosas posibilidades reales, como en sus inquietantes implicaciones y en la inagotable riqueza imaginativa de sus desarrollos en la ficción.
Además, esa materia de hoy, que suelen desdeñar los sesudos profesionales del “pensamiento serio” (que a veces se aproxima peligrosamente al “pensamiento único”) forma parte del acervo propio y familiar de las experiencias vividas.